La piel, es el órgano más grande de nuestro cuerpo, y cómo tal, se convierte en un excelente indicador de nuestra salud.

Un equipo de la Universidad Técnica de Múnich (Alemania) dirigido por el investigador Ali K. Yetisen, ha decidido utilizar las posibilidades del tatuaje como elemento que interactúa con nuestra piel, que puede indicar cambios en nuestra salud.

Utilizando pigmentos que reaccionan a los diferentes niveles de determinadas sustancias metabólicas en el torrente sanguíneo, varios pacientes con afecciones crónicas han sido tatuados y forman parte de la investigación.

Se ha realizado una aplicación que ayuda a la lectura del color del tatuaje. Si el paciente o el médico notan un cambio en el color del tatuaje o cualquier tipo de alteración, pueden saber si la condición a mejorado o empeorado.

Los tatuajes se han realizado con tintes amarillos especiales, mientras uno cambiaba a verde oscuro dependiendo del nivel de glucosa, otro se volvió verde claro y se mantuvo así, siempre que una proteína conocida como albúmina se mantuviera en cantidades suficientes. La cantidad de glucosa indican niveles de diabetes, mientras que los niveles de albúmina indican insuficiencia hepática o renal.

Se cree que una vez desarrollado en más profundidad los tatuajes también podrían usarse para controlar concentraciones de electrolitos y patógenos, o los niveles de hidratación.

Información de: NewAtlas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies